Look Again, Your Adversary May Be Your Friend | Mire de Nuevo, su Adversario puede ser su Amigo

– Tim Lietzke

Español abajo.

We decided to try setting a theme for each issue of “Seeds”, with the theme for this issue being “personal spiritual practice”. In the course of reading the various articles, it will become clear, I think, that spiritual practice can be justifiably broadened to encompass more than the traditional practices of prayer, meditation, and spiritual reading and journaling. Drawing, painting, making music, poetry writing, yoga, service, peacemaking, life-question-asking, among others, all can qualify if we do these things with spiritual intentions, as an instrument in the bringing together of what is presently divided and at odds into Unity.

One spiritual practice I try to follow, not at any particular time, but throughout the day, is opening my heart: to being led, to expanding my understanding, to seeing things in a new light, to the coming together of lives,…Recently while rebuilding the compost pile once again, the following poem came to me.

Every day or two
the armadillo and I
dance around the compost pile,
the one leveling,
the other repiling
soil.
Together growing soil,
soil soft, spongy, beautiful,
enchanting, teeming with life,
garment of the Spirit.

The theme for the next issue of “Seeds” (November) is the spirituality of food: eating, growing food, food and environmental and social justice,…Please submit articles on this or other issues by the beginning of November.


Decidimos tratar de poner un tema para cada ejemplar de “Semillas”, con el tema de éste ejemplar siendo “espiritual práctica personal”. En el curso de leer los artículos varios, llegará a ser claro, pienso, que la práctica espiritual se puede ensanchar para incluir más que las prácticas tradicionales de oración, meditación, y lectura y escritura espiritual. Dibujo, pintura, tocando música, escribiendo poesía, escribiendo en un diario, yoga, servicio, haciendo las paces, ponderando interrogantes de vida, entre otros, todos pueden calificar si hacemos éstas cosas
con intenciones espirituales, como un instrumento en llevar juntos lo que es dividido y en desacuerdo al presente a la Unidad.

Una práctica espiritual que trato de seguir, no a una hora particular del día sino por todo el día, es abrir mi corazón: a ser guiado, a ensanchar mi entendimiento, a ver cosas en una nueva manera, al convenir de vidas,…Recientemente mientras estaba reconstruyendo el monto de compostaje una vez más, el poema siguiente vino a mi.

Cada día o dos
el armadillo y yo
bailamos en torno a
la pila de compostaje,
el uno desmontando,
el otro bis apilando
suelo.
Juntos cultivando suelo,
suelo fofo, esponjoso, hermoso,
encantador, rebosante de vida,
vestidura del Espíritu.

El tema para el próximo ejemplar de “Semillas” (noviembre) es la espiritualidad de comida: comiendo, cultivando alimentos, y comida y justicia ambiental y social. Por favor, envíe sumisiones para el comienzo de noviembre.

Minutes on nuclear weapons | Actas en armas nucleares

– Minute approved by Monteverde Monthly Meeting of the Religious Society of FriendsAugust 12, 2018

– Acta aprobada por la Reunión Mensual de los Amigos de Monteverde, 12 de agosto, 2018

Español abajo.

To All Friends Everywhere

Consistent with the Friends Peace testimony, Monteverde Monthly Meeting and San Jose Monthly Meeting (pending approval) call on all Friends everywhere to support   the United Nations Treaty on the Prohibition of Nuclear Weapons, signed by 122 Nations and ratified on July 5, 2018 by Costa Rica and 18(?) other nation states. We stand with the leaders and the citizens of Costa Rica, our home, in their commitment to a democracy without war or weapons. We thank our trusted leaders in Costa Rica and the leaders of other peace-filled nations for their work to rid the world of the threat of nuclear warforever

 Furthermore, the Monteverde Monthly Meeting and San Jose Monthly Meeting (pending   approvalwill examine the ways we are complicit in the nuclear weapons industry-especially any inadvertent funding for those activities in our
investments, purchases and other business transactions and we will plan for ways to eliminate altogether our participation in the nuclear weapons industry,
thus fulfilling our obligation to this historic treaty
 

Weapons of mass destruction threaten ALL life on earth and are contrary to
everything we believe


 “A Todos los Amigos por Todas Partes”

Conforme al Testimonio de los Amigos sobre la Paz, las Reuniones Mensuales de los   Amigos de Monteverde y de San José (pendiente de aprobación) invitan a los Amigos por   todas partes a soportar el Tratado sobre la Prohibición de Armas Nucleares de la NU,   firmado por 122 países y ratificado el 5 de julio, 2018 por Costa Rica y 18(?) otros países.   Acordamos con los líderes y los ciudadanos de Costa Rica, nuestro hogar, en su   compromiso a una democracia sin guerra y sin armas. Agradecemos a nuestros  líderes   de confianza en Costa Rica y los líderes de otros países pacíficos por su trabajo de   eliminar del mundo la amenaza de guerra nuclear–para siempre.

Más aún, Las Reuniones Mensuales de Monteverde y de San José (pendiente de   aprobación) examinarán las maneras en las cuales tenemos complicidad  en la industria   de armas nucleares, especialmente fondos inadvertidamente soportando esas actividades   industriales incluidos en nuestras inversiones, compras, y otras transacciones de negocio,   y planificarán medios de eliminar en todo nuestra participación en la industria de armas   nucleares, por eso cumpliendo nuestra obligación a éste tratado histórico.

Armas de destrucción maciza amenazan toda la vida de la tierra y están opuestas a todo   que creemos. 

 

Practicing yoga off the mat | Practicando yoga fuera del mat

– Katy VanDusen

Español abajo.

Yoga citta vritti nirodha.   Supposedly a man named Patanjali wrote this yoga sutra in Sanskrit about 2000 years ago. I understand it to mean this: Yoga is the practice of being at peace, in harmony, unity, and connection with the universe in the midst of constant action, fluctuation, and change. It is being calm in the midst of the storms in our minds.

The storm in my mind is a daily furor between the left and right sides of my brain. Left Brain says “Do!” Right Brain says “Be.” Left Brain tends to be the dominant aggressor.

Left Brain spins into action as I wake up, cranking up my to-do list for my day, week, or year.

After brushing my teeth, before writing that to-do list, I have a morning routine to nurture my spirit and give Right Brain a head start in the day.

I start by meditating. I sit tall, close my eyes, and tune into what I am hearing, smelling, feeling. As Left Brain takes me wandering into the analytical, planning world, I work to allow Right Brain to keep me in the present. I observe and feel the air flow in and out of my lungs, the bonks of the bellbirds, the chorus of the wood quail, an airplane hum, the whiff of lavender, the stretch in the side of my thigh, my connection to it all.

Then, I open my eyes, reach for my pencil, eraser, and journal. I draw something in the bedroom or a scene outside. Left Brain says, “Make this quick. You have lots of important things to do. Right Brain says ok and then ignores the passing of time. I settle into transferring what I see onto paper. Left Brain relaxes and lets Right Brain take over. Sometimes I look in the mirror and draw a self-portrait. I love drawing Frank, my husband, if he is still dozing.

If he isn’t still in bed, he has probably brought me peppermint tea with a kiss.

After drawing, I write. I start where my meditation left off. Right Brain is wordless. Left Brain loves words. Journaling encourages logical Left Brain to stay in the present. I note wren songs or the wind, whether the clouds are stratus, cumulus, nimbus or a combo; jot down my thoughts and feelings as I observe them. Most mornings, I glance back at what I just drew and am pulled back to tweak it, accentuating a line, darkening a shadow. As I journal, I articulate lessons learned from a teacher, a book, or a mistake. Sometimes I set intentions such as “have equanimity,” “show kindness,” “write a thank you note. I work not to slip into making a to-do list. Sometimes that is hard. When I need to let go of a nagging idea, I have a little pad nearby on which I can jot down those tasks I really don’t want to forget, like send birthday wishes to Frank’s sister.”

As I make the bed, I take joy in smoothing the blankets. Left Brain is engaged and relaxed, just as I want my muscles to be engaged and relaxed in yoga postures. But by the time I get downstairs to make breakfast my throat may start constricting as Left Brain yells: So much to do, so little time!

I take a deep breath and open the Dutch door, feeling like Dorothy landing in Oz, a world sparkling with thirty shades of green. I slip on my garden clogs and binoculars. On the path through the woods, I pause to follow the song of the Orange-billed Nightingale Thrush or the call of a bird I don’t recognize.

Checking the rain gauge satisfies Left Brain. I water the seedlings, pluck flower buds off the basil, harvest some lettuce and cherry tomatoes, pull a few weeds, watch a hummingbird sip from the Stachytarpheta. While gardening, I am being and doing. Left Brain relaxes again.

After breakfast, I write my to-do list for the day. Powered by chai, I immerse myself into the world of my phone and computer. I respond to emails about solar panels or getting out the vote. I write proposals to fund collective transportation. I talk with a truck driver about how much septic waste he hauled last year. Left Brain is thrilled to check off accomplished tasks.

Right Brain loves being in the flow, absorbed in a conversation or calculation, and the moments that punctuate the flow with stretches and twists, and glimpses of warblers fluttering in the bird bath.


Yoga citta vritti nirodha.   Supuestamente, un hombre llamado Patanjali escribió este sutra del yoga en sánscrito hace unos 2000 años. Yo lo entiendo así: el yoga es la práctica de estar en paz, en armonía, en unidad y conexión con el universo aún en medio de la constante acción, fluctuación y cambio. Es estar calmado en medio de las tormentas en nuestras mentes.

La tormenta en mi mente es un furor diario entre los hemisferios izquierdo y derecho de mi cerebro. Cerebro Izquierdo dice “¡Hacer!” Cerebro Derecho dice “Ser“. Cerebro Izquierdo tiende a ser el agresor dominante.

Cerebro Izquierdo se pone en acción al despertarme, poniendo en marcha mi lista de tareas para mi día, semana o año.

Después de cepillarme los dientes, antes de escribir esa lista de cosas por hacer, tengo una rutina para nutrir mi espíritu y darle ventaja apoyar a Cerebro Derecho.

Comienzo por meditar. Me siento con la columna alta, cierro los ojos y me sintonizo con lo que estoy oyendo, oliendo, sintiendo. Mientras Cerebro Izquierdo me lleva deambulando por el mundo analítico y de planificación, trabajo para permitir que Cerebro Derecho me mantenga en el presente. Observo y siento el flujo de aire entrando y saliendo de mis pulmones, los BONK de los pájaros campana, el coro de las codorniz pechinegra, el zumbido de un avión, el olor a lavanda, el estiramiento en el costado de mi muslo, mi conexión con todo.

Luego, abro los ojos, tomo mi lápiz, borrador y diario. Dibujo algo en el cuarto o una escena afuera. Cerebro Izquierdo dice: “Hazlo rápido. Tienes muchas cosas importantes que hacer”. Cerebro Derecho dice “ok” y luego ignora el paso del tiempo. Transfiero lo que veo al papel. Cerebro Izquierdo se relaja y deja que Derecho se haga cargo. A veces me miro en el espejo y dibujo un autorretrato. Me encanta dibujar a Frank, mi esposo, si todavía está dormitando.

Si él no está en la cama todavía, probablemente me ha traído té de menta con un beso.

Después de dibujar, escribo. Comienzo donde terminó mi meditación. Cerebro Derecho no tiene palabras. Cerebro Izquierdo ama las palabras. Escribir en el diario anima a Cerebro Izquierdo lógico a permanecer en el presente. Observo las canciones de los soterreyes, el viento, si las nubes son estratos, cúmulos, nimbos o una combinación; anoto mis pensamientos y sentimientos mientras los observo. La mayoría de las mañanas, miro hacia lo que acabo de dibujar y me devuelvo a ajustarlo, acentuando una línea, oscureciendo una sombra. A medida que escribo, articulo las lecciones aprendidas de un maestro, un libro o un error. A veces establezco intenciones como “tener ecuanimidad”, “mostrar amabilidad”, “escribir una nota de agradecimiento”. Trabajo para no hacer una lista de cosas por hacer. A veces es difícil. Cuando necesito soltar una idea recurrente, tengo una libreta al lado donde puedo apuntar las tareas que realmente no quiero olvidar, como “enviarle una tarjeta de cumpleaños a la hermana de Frank”.

Mientras tiendo la cama, disfruto de acomodar las cobijas. Cerebro Izquierdo está activo y relajado, así como quiero que mis músculos se activen y se relajen en las posturas de yoga. Pero cuando voy a preparar el desayuno, puede que mi garganta comience a apretarse mientras Cerebro Izquierdo grita: “¡Hay tanto que hacer, y tan poco tiempo!”

Respiro hondo y abro la parte de arriba de la puerta, sintiéndome como Dorothy aterrizando en Oz, un mundo resplandeciente con treinta tonos de verde. Me pongo los suecos y los binoculares. En el camino por el bosque, me detengo a seguir la canción del zorzal piquianaranjado o la llamada de un pájaro que no reconozco.

Mido el agua en el pluviómetro. Eso satisface a Cerebro Izquierdo. Riego las plántulas, arranco las flores de la albahaca, cosecho algunas lechugas y tomates, saco algunas malas hierbas, miro un colibrí bebiendo en la Stachytarpheta. Mientras trabajo en la huerta, estoy siendo y haciendo. Cerebro Izquierdo se relaja de nuevo.

Después del desayuno, escribo mi lista de cosas por hacer. Energizada por un té chai, me sumerjo en el mundo de mi teléfono y mi computadora. Respondo a los correos electrónicos sobre paneles solares o comparto información sobre cómo votar. Escribo propuestas para financiar el transporte colectivo. Hablo con un conductor de camiones sobre la cantidad de desechos sépticos que transportó el año pasado. Cerebro Izquierdo está encantado de marcar las tareas realizadas.

Cerebro Derecho ama estar en esta corriente, concentrado en una conversación o cálculo, y en los momentos que marcan el flujo con estiramientos y torsiones, y las observaciones momentáneas de reinitas revoloteando en la pila para pájaros.

Ver y Dibujar | Seeing and Drawing

– Helena Guindon

English below.

Cuando la oración es escuchar para las instrucciones desde dentro de uno mismo o mirar hacia afuera en agradecimiento, entonces el arte puede inspirar a la oración. Si la oración presta mucha atención, el dibujo puede ayudar a que la oración suceda. Aquí hay una manera que yo practico; viendo como oración. Puede probarlo.

Mantenga un objeto formado en el regazo de la Madre Naturaleza: un palo, una hoja, una concha, hueso o semilla de zapote. Cierre sus ojos. Siente los bordes suaves. Encuentre sus superficies ásperas. ¿Cuánto pesa? ¿Es duro o flexible? Observe cada aspecto de este misterioso tesoro. Imagina que nunca has tocado algo así.

Haga muchas preguntas al tocar todas las partes del mismo. Cuando se hayan formulado las preguntas y se siente listo, abre los ojos. ¡Guauu! ¿Cómo es posible? La protuberancia que sentí como un volcán bajo mis dedos es apenas discernible, mientras que estas manchas oscuras y este fraccionamiento ondulante eludieron mi sentido del tacto.

A continuación, revise una línea de borde interesante a seguir. Podría subir, colina por colina, hasta subir al pico de una cresta, deslizarse suavemente hacia abajo, o enrollarse en frente y desaparecer nuevamente en el otro lado. Siga la línea con ojo y dedo. Si es necesario, cierre los ojos para sentir más agudamente los altibajos, las marcas agudas y las curvas resbaladizas.

Ahora sostenga un lápiz ligero y muévelo sobre la superficie de una hoja ancha de papel blanco que está sujeta firmemente a una tabla lisa. Mantenga la vista en la línea mientras trata de avanzar lentamente con el ojo y el lápiz sincronizados.

Indique como va progresando la línea variando la dirección y la presión. Presione con fuerza para mostrar algo agudo o profundo, o tal vez una vuelta cerrada. Use un toque ligero para algo suave o elevado, como cuando la línea cruza la forma. En algún momento, su línea puede agotarse o detenerse cuando algo la cruce. Esto puede requerir un nuevo comienzo en un lugar diferente o una oportunidad de seguir la línea que se cruza. Es justo exagerar. Imagine lo que pudiera significar esta línea en pasos “hormiguitas“: subir, caer o girar en todas direcciones… sin ninguna conclusión en particular. De hecho, si su línea termina donde comenzó, es una señal probable de que ha estado mirando más el papel que la línea que está siguiendo. Preparase para reír. Se trata de descubrimiento más que explicación.

Al igual que en la meditación, nuestro trabajo no es solo pasar del principio al final, como vivir profundamente en cada etapa del viaje. Siempre hay muchas cosas que aprender de las variadas experiencias que ofrece cada día. Es más lento de esta manera. Uno solo pasa una vez. No hay vuelta atrás para “arreglar” o hacer algo “mejor”.

Si note algo que no observó que parece realmente importante, intente volver a trazar la línea donde hay espacio en su papel. Dibuje más grande, más desde el hombro hacia abajo. Utilice el rango completo de más oscuro a más claro. Simplemente siga la línea lo más que pueda con la fe de que la línea del lápiz de alguna manera expresará lo que uno sabe. Confíe que será suficiente, esta simple exploración de una línea. No es necesario dibujar todas las líneas de un objeto. Oriéntese por lo que es más interesante. Con toda su atención concentrado en una sola parte de este objeto único, uno apenas mira el papel ni levanta el lápiz. Cree en la integridad de tu observación. Estará incrustado en la línea que el plomo deja en el papel.

Por supuesto, uno tendrá más preguntas que respuestas cuando todo esté hecho. Coloque el papel donde pueda verlo desde lejos. Más tarde, puede parecer diferente que a primera vista. Hay aprendizajes que suceden en el tiempo en momentos extraños cuando no estamos atrapados por juzgar. En la medida en que uno haya prestado atención, uno comprenderá algo acerca de este pedazo del banquete de la Naturaleza que merece respeto, si no acatamiento. El resto del mundo también se habrá convertido en una invitación abierta para encontrar sorpresas.
Merece la pena intentarlo.

Reunión Para Adoración,  por Helena Guindon

Silencio topó con la larga lista de quehaceres.
Sin palabra
los quehaceres
se tendieron al Sol.
Hay nadie culpar.
Está bien no apurarse.
Todo huele de hierba seca
y flores de trébol blanco.
Una brisa mueve el olor
y cosquillea en torno a las orejas.
Espacio se ensancha al horizonte,
vaga arriba.
Ningún susurro de alabanza
por hacerlo idealmente.
Tan amable como
vacas, una vecina a otra,
acostadas en la tierra calurosa,
cada una rumiando tranquilamente,
digiriendo lo que ya ha tragado.
Tan afable como la comprensión de la razón
descubierta en la canasta de oración.
No deja ninguna tos interrumpir,
ningún chirrido de silla volcar el equilibrio.
Solo silencio rítmico
ahondando…sumiendose
hasta las axilas.
Energía nueva
desdobla alas
y ríe despierta.

 


 

When prayer is listening inside for directions or looking outside in appreciation, then art can be a part of prayer. If prayer is paying close attention, then drawing can help prayer happen. Here is a way I practice seeing as prayer. You can try it.

Hold an object formed in Mother Nature’s lap–a stick, a leaf, a shell, bone, or zapote seed. Close your eyes. Feel its smooth edges. Find its rough places. How heavy is it? Is it hard or flexible? Notice every aspect of this mysterious treasure. Imagine never having felt anything like it. Ask lots of questions as you touch all parts of it. When the questions have been asked and if you feel ready, open your eyes. Wow! How can this be? The bump I felt rise like a volcano under my fingertips is barely discernible while these dark spots and this wiggly split eluded my sense of touch. Next, check out an interesting edge line to follow. It could climb, bump by bump, up to a ridge peak, slide smoothly down, or wrap around in front and disappear again on the other side. Follow the line with eye and finger. If needed, close your eyes to feel more keenly the ups and downs, the sharp jags and slippery curves.

Now hold a soft pencil and move it over the surface of a wide, white sheet of paper that’s fastened firmly to a smooth board. Keep your eyes on the line as you try to move forward slowly with eye and pencil synchronized. Indicate by varying direction and pressure what the line is doing. Press hard to show something sharp or deep, maybe a tight turn. Let up to light for something soft or raised, as when the line crosses over the form. At some point your line may peter out or stop when another crosses it. This may call for a new start in a different place or a chance to follow the line that intersects. It is fair to exaggerate. After all, think what this line means in “ant” steps–climbing, falling, or going all the way around…to no particular conclusion. In fact, if your line ends where you began, it’s a likely sign that you’ve been looking more at the paper than the line you’re following. Be prepared to laugh. This is about discovery more than explanation.

As in meditation, our job isn’t so much to get from beginning to end as it is to live deeply each step of the journey. There’s always more to learn from the varied experiences each day offers. It’s slower this way. One only goes once. There’s no turning back to “fix” or make something “better”.

If you notice something you’ve missed that seems really important, try making the line anew where there’s room on your paper. Draw larger. More from the shoulder down. Use the full range from darkest to lightest. Just follow the line as fully as you can with faith that the pencil line will somehow tell what one is aware of. Trust this simple line exploration to be enough. No need to do all the lines in one object. Go for what is most interesting. With all one’s attention fastened on one particular part of this unique object, one hardly glances at the paper and barely lifts the pencil. Believe in the integrity of your observation. It will be embedded in the line the lead leaves on the paper.

Of course one will have more questions than answers when all is done. Pin the paper up where you can see it from a distance. Later it may look different to you than it did at first glance. There’s learning to be had that comes over time at odd moments when we’re caught free of judgment. To the extent one has paid attention one will understand something about this crumb from Nature’s banquet that warrants respect if not awe. The rest of the world will also have become an open invitation to encounter surprises. It’s worth a try.

Meeting for Worship, by Helena Guindon

Without a word
The work
Stretched out in the Sun.
No one to blame.
It’s O.K. to not be hurried.
Everything smells of dry grass and white clover blossoms.
A breeze moves the scent and tickles about the ears.
Space widens to the horizon, drifts above.
Not a whisper of praise for doing it right.
As neighborly as cows next to each other,
Lying on the warm earth,
Each steadily chewing her cud,
Digesting what she’s already swallowed.
As companionable as reason’s understanding
Discovered in the basket of Prayer.
Let no cough interrupt,
No scrape of chair upset the balance.
Only rythmic silence deepening…sinking
Until up to one’s armpits.
New energy spreads wings
And laughs awake!

Do You Wonder? | ¿Te preguntas?

-Lesley Laing

Español abajo.

What is the essence of being human?

If there is a God, what is God’s nature?

What is the interaction of God and humanity? God and you? You and other humans?

Why does the world exist? The universe?

Your relation to other beings on Earth? In the universe?

What are you meant to do with your life? Or your next chapter?

Does everyone have such questions? These or others? Or are you – am I – weird?

Perhaps most people have such questions at some point in their lives. Some of us wonder all of our lives and our wondering is quite important to us. There are lots of things you can do with such questions: meditating, puzzling, reading, writing, doing art, making music, praying. Friend Patricia Loring wrote a book called “Listening Spirituality: Personal Practices of Friends.” But what do YOU do with them?

Me? I’ve been a reader since I was 8. So I read – other people’s questionswhat they have done to explore them, answers that work for them – and I ponder. Would their way work for me? How do their answers fit in my life?

It seems that many, most? people with an active spiritual life find they need a daily discipline, daily rhythm – they get up and spend a time in reading and reflection and prayer. Then go about their day. Or they wind up their day with reading and reflection. I’ve always aspired to that, but as soon as I tell myself that is what I am going to do, discipline flies out the window! And all kinds of things intrude on the intended schedule, no matter how many times I start over again – and again – and again. Well, you get the idea and in over 60 years of wondering and intending, I have had many good intentions and beginnings that have come to naught.

So I read in “cycles” of socio/political issues, psychology/self-help topics, “serious fiction,” light fiction and writings in spirituality. Some books – and articles on the internet – overlap topics. And sometimes, like now, I am reading 4 or 5 books at once, but always asking the “big questions” – what’s it all about? How does it affect me and my inner/spiritual life? What am I called to do about it? What might it mean to my family? My Meeting? My community?

Sometimes the questions lead to writing my reflections in my journal. It is both a “sometimes” record of what I am doing in my life – and what I am feeling and thinking about what I am reading and what is going on around me. Again, I can intend to be disciplined and reflect and write some each day. But mostly, my writing goes in spurts, too, sometimes writing regularly for several weeks and then laying my journal aside for a few days – or even months!

However regular or sporadic, these tools and a daily prayer practice and inspiration from occasional participation in workshops and conferences such as Yearly Meeting, DO help me sort out my life and, usually, they help me keep some sense of balance. They have led to a personal theology and a basic stance from which to approach life. They have led me to a community in which to continually revisit the questions and ask new ones, to continually seek, test, and refine answers alongside other seekers and “finders.”

What helps you?

Here are a few of my favorites in the spiritual writing/reading genre:

  • The Bible
  • Margery Post Abbott, “A Certain Kind of Perfection”
  • Margery Post Abbott, “To Be Broken and Tender”
  • Marcus Borg, “Jesus: A New Vision”
  • Marcus Borg, “The God We Never Knew”
  • Marcus Borg, “Meeting Jesus Again for the First Time”
  • Lama Surya Das, “Awakening the Buddha Within”
  • Richard Foster, “Celebration of Discipline”
  • Richard Foster, “Freedom of Simplicity”
  • Richard Foster, “Prayer: Finding the Heart’s True Home
  • Thomas Kelley, “A Testament of Devotion”
  • Marcelle Martin, “Our Life Is Love: The Quaker Spiritual Journey”
  • Peggy Senger Morrison, “Le Flambeau School of Driving”
  • Peggy Senger Morrison, “Miracle Motors: A Purt Near True Story”
  • Henri Nouwen, “Discernment”
  • Henri Nouwen, “The Road to Daybreak”
  • Henri Nouwen, “Spiritual Direction: Wisdom for the Long Walk of Faith”
  • “Quaker Faith and Practice: The Book of Christian Discipline of the Yearly Meeting of the Religious Society of Friends in Britain”
  • Linda Hill Renfer, “Daily Readings From Quaker Writings Ancient & Modern” Vol. I and Vol. II

What are your favorites?

Would you be interested in joining a regular spiritual reading/sharing group in which the group chooses a book for all to read and then we reflect on it in the manner of worship sharing or worship discussion? We could meet bi-weekly. If interested, let me know at Meeting or by email to: 2laings@gmail.com


¿Cuál es la esencia del ser humano?

Si hay un Dios, ¿cuál es la naturaleza de Dios?

¿Cuál es la interacción de Dios y la humanidad? Dios y tú? Tú y otros humanos?

¿Por qué es el mundo? ¿El universo? Tu relación con otros seres en la Tierra? ¿En el universo?

¿Qué se supone que debes hacer con tu vida? ¿O tu próximo capítulo?

¿Todos tienen esas preguntas? ¿Estas u otras? ¿O eres tú, soy yo, raro?

Tal vez la mayoría de la gente tenga tales preguntas en algún momento de sus vidas. Algunos de nosotros nos preguntamos sobre nuestras vidas y nuestras dudas son muy importantes para nosotros. Hay muchas cosas que puedes hacer con estas preguntas: meditar, ponderar, leer, escribir, hacer arte, hacer música, rezar. La Amiga Patricia Loring escribió un libro titulado “Una Espiritualidad de Escuchar: Prácticas Personales de Amigos”. ¿Pero qué haces con ellos?

¿Yo? He sido un lector desde que tenía 8 años. Entonces leo: las preguntas de otras personas, lo que han hecho para explorarlas, las respuestas que funcionan para ellos… y reflexionar. ¿Funcionarán para mí? ¿Cómo encajan sus respuestas en mi vida?

Parece que muchos, la mayoría?, de las personas con una vida espiritual activa encuentran que necesitan una disciplina diaria, un ritmo diario: se levantan y pasan un tiempo leyendo, reflexionando y orando. Entonces siguen con su día. O terminan su día con la lectura y la reflexión. Siempre aspiré a eso, pero en cuanto me digo que eso es lo que voy a hacer, la disciplina vuela por la ventana. Y todo tipo de cosas se entrometen en el horario previsto, sin importar cuántas veces empiece de nuevo, y nuevamente, una y otra vez. Bueno, entiendes la idea y en más de 60 años de preguntas e intenciones, he tenido muchas buenas intenciones y comienzos que han quedado en nada.

Así que leo en “ciclos” de temas sociales / políticos, temas de psicología / autoayuda, “ficción seria”, ficción ligera y escritos en espiritualidad. Algunos libros y artículos en Internet se superponen a temas. Y a veces, como ahora, leo 4 o 5 libros como una vez, pero siempre hago las “grandes preguntas”: ¿De qué se tratan? ¿Cómo me afecta a mí y a mi vida interior / espiritual? ¿Qué estoy llamado a hacer al respecto? ¿Qué podría significar para mi familia? Mi Reunión? ¿Mi comunidad?

A veces las preguntas me llevan a escribir mis reflexiones en mi diario. Es tanto un registro “a veces” de lo que estoy haciendo en mi vida, y lo que estoy sintiendo y pensando sobre lo que estoy leyendo y lo que está sucediendo a mi alrededor. Una vez más, puedo intentar ser disciplinado y reflexionar y escribir algunos cada día. Pero, sobre todo, mi escritura también se dispara, a veces escribiendo regularmente durante varias semanas y luego dejando a un lado mi diario durante unos días, ¡o incluso meses!

Sin embargo, regular o esporádicamente, estas herramientas y una práctica diaria de oración e inspiración de la participación ocasional en talleres y conferencias como Yearly Meeting, me ayudan a ordenar mi vida y, por lo general, me ayudan a mantener el equilibrio. Han llevado a una teología personal y una postura básica desde la cual abordar la vida. Me han llevado a una comunidad en la que continuamente revisan las preguntas y preguntan otras nuevas, continuamente buscan, prueban y refinan respuestas junto con otros buscadores y “personas que encuentran”.

¿Qué te ayuda?

Aquí hay algunos de mis favoritos en el género de escritura / lectura espiritual:

  • La biblia
  • Margery Post Abbott, “Un Cierto Tipo de Perfección”
  • Margery Post Abbott, “Ser Roto y Tierno”
  • Marcus Borg, “Jesús: una Nueva Visión”
  • Marcus Borg, “El Dios que Nunca Conocimos”
  • Marcus Borg, “Conocer a Jesús de Nuevo por Primera Vez”
  • Lama Surya Das, “Despertar al Buda en el Interior”
  • Richard Foster, “Celebración de la Disciplina”
  • Richard Foster, “Libertad de Simplicidad”
  • Richard Foster, “Oración: Encontrar el Verdadero Hogar del Corazón”
  • Thomas Kelley, “Un Testamento de Devoción”
  • Marcelle Martin, “Nuestra Vida es Amor: el Viaje Espiritual Cuáquero”
  • Peggy Senger Morrison, “Escuela de Conducción Le Flambeau
  • Peggy Senger Morrison, “Miracle Motors: una Historia casi Verdadera”
  • Henri Nouwen, “Discernimiento”
  • Henri Nouwen, “El camino al Amanecer”
  • Henri Nouwen, “Dirección Espiritual: Sabiduría para el Largo Camino de la Fe”
  • “Fe y Práctica Cuáquera: el Libro de la Disciplina Cristiana de la Reunión Anual de la Sociedad Religiosa de Amigos en Gran Bretaña”
  • Linda Hill Renfer, “Lecturas Diarias de los Escritos Cuáqueros Antiguos y Modernos”, vol.I y vol. II

¿Cuáles son tus favoritos?

¿Te interesaría unirte a un grupo regular de lectura / intercambio espiritual en el cual el grupo elige un libro para que todos lo lean y luego lo reflejamos en la forma de compartir el culto o al compartimiento en medio de la adoración? Podríamos encontrarnos cada dos semanas. Si está interesado, hágamelo saber en la reunión o por correo electrónico a: 2laings@gmail.com

Gems from the Discipline | Joyas de la Disciplina

-Lucky Guindon

Español abajo.

When we formed our first independent Friends meeting for business in Monteverde, Feb 6, 1952, we also felt the need to have our own “Discipline” (or Guidebook for Friends). We had a committee to work on this of which my husband was one. I don’t believe any of them are living now, but I know how long and hard they worked to come up with something acceptable for everybody. The intro or “History of Monteverde Meeting of Friends” was written up by Mildred Mendenhall, now living in Canada. The rest, was copied from other disciplines, or compiled for our own way of doing things, and brought before the whole meeting every few weeks to be discussed, changed, or altered to suit everyone. A long time-taking assignment. Over the years, this has also been reworded or changed, especially the queries, to suit the people present. Some of the changes made here from other Disciplines were the elimination of elders and of recorded ministers, having the queries considered by all only personally (not written out by a committee appointed to answer them beforehand), and having the first Monthly Meeting of the year set aside for queries of the state of the Meeting, and then answered aloud by all present. In the last query we are asked, how could we make better use of our Discipline? On that point I usually answer (to myself)- by reading it.

There are some gems in there we never hear read aloud. I will quote some. In the “Introduction to the Discipline”: “We believe that we have to start where we are and that our religious lives will grow and mature as we are faithful to the guidance we have received.” “These things we do not lay upon you as a rule or form to walk by, but that all. . . may be guided and so in the light walking and abiding, these may be fulfilled in the spirit not in the letter, for the letter killeth, but the spirit giveth life.”

In the “Declaration of Faith”: “We believe that ‘God is Love’- dynamic, creative, redeeming love. . . We assert the positive truth that the religious life is the inward life of the spirit. . . Those who feel the spiritual Presence which comforts, sustains and strengthens, experience the true communion. . . We believe that the true baptism is the experience of being filled with Divine Love which cleanses from all unrighteousness.”

“We do not place the Scriptures above the Spirit that inspired them. . . that the same Spirit within our own hearts must inspire our reading of them in order for us to realize their greatest lessons and meaning for us today. . . There are fresh revelations of Truth for all seekers.”

“We would strive to live so closely to the Inward Spirit that our lives might demonstrate:

‘Love without possessiveness,

Strength without dominance,

Gentleness without weakness,

Courage without arrogance.’ ”

Under “Worship and Ministry”: “The ‘Service’ begins when the worshipper begins to serve. . . Worship may be without words as well as with them and should not be the mere gathering of persons, but rather the inward gathering of their hearts unto the Lord.”

Under “Membership”: “Membership in the Society of Friends should be an outward sign of an inward commitment to the Gospel of Love and of a fundamental unity with the aspirations of the Society. It carries with it both privileges and responsibilities. A member is called to be faithful to the Light which they receive, to attend Meetings for Worship and business, and to reflect the life of the Spirit in their daily living.”

Under “Education”: “The Monteverde Friends School was established by the Monthly Meeting as the result of a concern that our children be provided with an education in spiritual and moral values, along with academically challenging basic courses of education, in a setting conducive to good physical development. Analytical thinking may tell us what is factually true or false, but we must develop moral sensitivity and spiritual centeredness if we are to know right and wrong. Our students should be developing the knowledge, skills and moral strength to contribute to a peace-filled and environmentally sustainable society. We would like our children to be encouraged to grow in intellectual ability, in moral and spiritual sensibility, and in the courage to act upon their convictions.

We strive to use methods of instruction which will exemplify the Quaker philosophy that religion is a way of life with love as the keynote. We encourage methods which promote free inquiry and the growth of each individual to his or her fullest capacity. . . Parents are reminded that they, too, are full-time teachers. We teach most effectively though example…”

And that goes for all of us.


Cuando formamos nuestro primer Culto de Acuerdos de los Cuáqueros en Monteverde, 6 de febrero de 1952, también sentimos que necesitábamos nuestra propia “Disciplina” (o Guía para los Amigos). Mi esposo fue uno de los miembros del comité que tuvimos para trabajar en esto. Creo que ninguno sigue en vida, pero sé el tiempo y esfuerzo que invirtieron en crear algo que fuera aceptable para todos. La introducción o “Historia del Culto de Amigos en Monteverde” fue escrita por Mildred Mendenhall, quien ahora vive en Canadá. El resto fue copiado de otras disciplinas o recopilado para nuestra forma de hacer las cosas y llevado a todo el culto cada cierto tiempo para ser discutido, cambiado o alterado para adaptarse a todos los presentes, en especial las interrogantes. Algunos cambios hechos aquí de otras Disciplinas fueron la eliminación de los presbíteros (“ancianos”) o ministros registrados, el que las interrogantes sean consideradas por todos de manera personal (no escritas por un comité nombrado para responder a las interrogantes de antemano) y dejar el primer Culto Mensual del año para considerar interrogantes sobre el estado del Culto, para ser respondidas en voz alta por todos los presentes. En la última interrogante se nos pregunta, ¿cómo podríamos hacer mejor uso de nuestra Disciplina? Sobre este punto, yo usualmente contesto (a mí misma)- leyéndolo.

Hay algunas joyas ahí que nunca oímos que se lean en voz alta. Voy a citar algunas. En la “Introducción a la Disciplina”: “Creemos que tenemos que empezar donde estamos y que nuestras vidas religiosas crecerán y madurarán cuando somos fieles a la dirección que hemos recibido”. “Estas cosas no se los dejamos como reglamentos o formas en que deben caminar, pero que todos. . . puedan ser guiados y así, caminando y morando en la luz, pueden cumplirse en el espíritu, y no en la letra, porque la letra mata, más el espíritu da vida”.

En la “Declaración de Fe”: “Creemos que ‘Dios es Amor’ – amor dinámico, creativo y redentor. . . Declaramos la verdad positiva que la vida religiosa es la vida interior del espíritu. . . Aquellos que sienten la Presencia Espiritual, el cual consuela, sostiene y fortalece, experimentan la verdadera comunión. . . De igual forma, creemos que el bautismo es la experiencia de estar lleno del Amor Divino el cual limpia de toda iniquidad”.

“No colocamos a las escrituras en un plano más alto que el Espíritu quien los inspiró y creemos que el mismo Espíritu en nuestros corazones tiene que inspirar nuestra lectura de las Escrituras, para sacar las mejores enseñanzas y significado para nosotros hoy. Hoy hay nuevas revelaciones de Verdad para todo el que busca con sinceridad”.

“Deseamos luchar por vivir tan cerca del Espíritu Interno que nuestras vidas pueden demostrar:

‘Amor sin ser posesivo,

Fuerza sin dominio,

Dulzura sin debilidad,

Valor sin arrogancia’”.

Bajo “Culto y Ministerio”: “El “Servicio” empieza cuando los adoradores comienzan a servir. . . La adoración puede ser sin palabras o con ellas y no debe ser únicamente la reunión externa de personas, sino la reunión interna de sus corazones ante el Señor”.

Bajo “Membresía”: “La membresía en la Sociedad de Amigos debe ser una señal externa de un compromiso interno con el Evangelio de Amor y una unidad fundamental con las aspiraciones de la Sociedad. Involucra privilegios y responsabilidades. Cada miembro debe responder al llamado de ser fiel a la Luz que recibe; asistir a los Cultos de Adoración y Acuerdos y reflejar la vida del Espíritu en su vida cotidiana”.

Bajo “Educación”: “La Escuela de los Amigos de Monteverde fue establecido por el Culto Mensual como resultado de una preocupación que nuestros hijos tengan a su alcance una ecuación en valores espirituales y morales, junto con cursos académicos básicos que desafían el pensamiento, en un lugar que promueve el buen desarrollo físico. El pensamiento analítico puede indicarnos lo que es verdadero o falso, pero hay que desarrollar sensibilidad moral y a centrarnos espiritualmente si llegaremos a conocer lo que es bueno y malo. Nuestros alumnos deben desarrollar el conocimiento, la habilidad y la fortaleza moral para contribuir a una sociedad auto sostenible ambientalmente y llena de paz. Quisiéramos que nuestros hijos se animen a crecer en habilidad intelectual, en sensibilidad moral y espiritual y tener el valor de actuar sobre sus convicciones.

Luchamos por utilizar métodos de instrucción que ejemplificarán la filosofía Cuáquera que la religión es una forma de vida que tiene como clave el amor. Deseamos que utilicen métodos que promueven la investigación abierta y el crecimiento de cada individuo a su mayor capacidad. . . Se les recuerda a los padres que ellos también son maestros tiempo completo. Enseñamos más efectivamente por medio de ejemplo” . . .

Y eso es cierto para todos.

There Are Things Revealed | Hay Cosas Reveladas

– Wendy Rockwell

Español abajo.

How do we make our lives ones of caring for those around us?  How do we provide service in the spirit of love and friendship?  How do we remain aware of the causes of social evils and seek Divine guidance in how to respond without causing harm?

-Eighth Query, Discipline, Monteverde Meeting of Friends

 

“There are secrets the Lord your God has not revealed to us, but these words which he has revealed are for us and our children to obey forever.”

-Deuteronomy 29:29 (The Living Bible)

When I was a child growing up in the mountains of Costa Rica I knew that I was better off than most. Our house did not have a dirt floor and it did have double walls that kept us warmer and stopped the wind. We also had a car or two.  I was surprised to learn that the daughter of our hired hand, with whom I played every day, could not go to the same school that I went to because she could not afford to pay. I was just as surprised by the fact that my father had to pay so my siblings and I could go to MFS.  My friend went to a school where she did not have to pay.

In school I learned from my Dutch teacher that France and Germany once fought a terrible war and people died of starvation in prisons.  France and Germany were two far-off countries located next to each other. Why did they have to go to war?

At home I heard the conversations of worried voices about overpopulation and the dangers it posed.

In my teen years I attended the Fairhope Friends Meeting.  Maybe my regular attendance was not so much the Meeting proper as the conversations after Meeting that happened next door in my grandmother’s living room with my Meeting-going aunts, uncles and cousins.  All world problems and situations were discussed.

A recurring theme in these family discussions was the unjust tax structure and how things could be much better in almost every respect if community produced land values where collected for community use.

These were formative years for me and I have tried continually to have a better understanding of economic disparities and human conflict and the relationship between the two.  The land issue is the lens through which I see the world. When people have access to land they are free and slaves if land, the source of life, is out of reach. This is true whether the economic system is capitalist, communist, neoliberal, socialist or liberal.

In solving social, economic, and environmental issues this is the missing ingredient, a healthier relationship with Pacha-mama.  And without it I see little hope. I feel an obligation to share this truth that has been revealed to me.

My personal practice has gone beyond buying locally, eating organic food, using as little water as good hygiene permits, not consuming what I do not need….  I feel a sense of urgency in communicating the justice of returning the community produced value of land to the communities that produce that value. Today the wealth in this country, as elsewhere around the planet, is accumulating in the hands of an ever  smaller group of people. This trend is a threat to democracy, as well as our very existence on this planet.

I appreciate the acceptance on the part of the Meeting to listen to this revolutionary/evolutionary  change that is needed. I have found it more challenging to find listeners who can actually bring about real change, but I intend to keep nudging in that direction.


 

¿Cómo hacemos para que nuestras vidas se preocupen por quienes nos rodean? ¿Cómo brindamos servicio en el espíritu de amor y amistad?  ¿Cómo nos mantenemos al tanto de las causas de los males sociales y buscamos la guía Divina en cómo responder sin causar daño?

-Octavo Interrogante, Disciplina de Mitin de Amigos en Monteverde

 

Las cosas secretas pertenecen a Yavé, nuestro Dios, pero las que nos dio a conocer nos comprometemos, a nosotros y nuestros hijos para siempre y tenemos que poner en práctica todas las disposiciones de esta Ley.

-Deuteronomio 29:28 (La Biblia Latinoamérica)

Cuando era un niño que crecía en las montañas de Costa Rica, sabía que era más privilegiada que la mayoría Nuestra casa no tenía piso de tierra. Nuestra casa también tenía paredes dobles que nos mantenían más calientes y detenían el viento. También teníamos uno o dos autos. Me sorprendió saber que la hija del peón, con quien jugaba todos los días, no podía ir a la misma escuela a la que asistí porque no podía pagar para ir a la escuela. Estaba igualmente sorprendida por el hecho de que mi padre tenía que pagar para que mis hermanos y yo pudiéramos ir a MFS. Mi amiga asistía a una escuela donde no tenía que pagar.

En la escuela, aprendí de mi maestra holandesa que Francia y Alemania una vez tuvieron una guerra terrible y la gente murió de inanición en las cárceles. Francia y Alemania eran dos países lejanos con una frontera en común. ¿Por qué tenían que ir a la guerra?

En casa escuché conversaciones con voces preocupadas acerca de la superpoblación y los peligros que representaban tantas personas poblando la tierra.

En mi adolescencia asistí a la reunión de amigos de Fairhope. Tal vez mi asistencia regular no fue tanto por la reunión propiamente sino a las conversaciones posteriores al Culto que sucedía en la sala de mi abuela con mis tías, tíos y primos. Todos los problemas y situaciones mundiales se discutían.

Un tema recurrente en estas discusiones familiares fue la estructura impositiva injusta y cómo las cosas podrían ser mucho mejores en casi todos los aspectos si el valor territorial, producido por la comunidad se recolectaba para uso comunitario.

Estos fueron años de formación para mí y he tratado continuamente de tener una mejor comprensión de las disparidades económicas y los conflictos humanos y la relación entre los dos. La tenencia de la tierra es la lente a través de la cual veo el mundo. Cuando las personas tienen acceso a la tierra, son libres y esclavos si la tierra, la fuente de la vida, está fuera de su alcance. Esto es cierto, no importa si el sistema económico es capitalista, comunista, neoliberal, socialista o liberal.

Para resolver problemas sociales, económicos y ambientales, este es el ingrediente que falta, una relación más saludable con Pacha-mama. Y sin ello veo poca esperanza. Siento la obligación de compartir esta verdad que me ha sido revelada.

Mi práctica personal ha ido más allá de comprar localmente, comer alimentos orgánicos, usar poca agua, no consumir lo que no necesito … Siento una urgencia de comunicar la justicia de devolver el valor de la tierra producido por la comunidad a las comunidades que producen ese valor. Hoy la riqueza en este país, como es el caso en todo el planeta, se está acumulando en manos de un grupo cada vez más pequeño de personas. Esta tendencia es una amenaza para la democracia, así como nuestra propia existencia en este planeta.

Aprecio la aceptación por parte de la Reunión Mensual de escuchar esta necesidad revolucionaria / evolutiva de cambio. Me ha resultado más difícil encontrar oyentes con quienes realmente pueden provocar un cambio real, pero tengo la intención de seguir empujando en esa dirección.

Mayo | May

– Sue Gabrielson

English below.

Mayo es el tiempo para los comienzos. De donde vengo en la parte este de los EE. UU, es el momento de plantar, cuando las frágiles semillas pueden estar a salvo de las persistentes heladas del invierno menguante. Los costarricenses también marcan este mes como el momento de sembrar, celebrando el día de la fiesta de San Isidro labrador el 15 de mayo y marcando el comienzo de la temporada de lluvias y la siembra mayor. También es la temporada de bodas donde las parejas comienzan una nueva vida juntos y se unen en una reunión esperanzadora de espíritus. PERO…

Mayo es también el tiempo de finalizar. Las graduaciones marcan los finales de los programas educativos. Los recitales marcan otro año de instrucción de música o baile completado, y en América del Norte, finalmente es el fin de las temporadas de deportes de invierno (los playoffs de hockey y baloncesto están casi completos). Y…

Mayo es el tiempo de transición y complejidad (especialmente en Monteverde).

En MFS, y tal vez en Monteverde en general, no hay forma de escapar de los muchos finales y comienzos. Por tantas razones como personas, hay idas y venidas. Venir a enseñar o estudiar, salir a enseñar o estudiar, cambios de trabajo, cambios en el estado de inmigración, bebés, jubilación, años sabáticos, programas de intercambio, desafíos familiares y alegrías, la lista es interminable. Estas transiciones y circunstancias pueden no ser exclusivas de Monteverde, pero la cantidad de transición que soportamos es muy alta. Y, esto tiene un impacto.

Por ejemplo, cuando una familia pregunta si tiene sentido que un estudiante venga solo por un semestre, no digo “No”, pero los animo fuertemente a venir por un año. En mis observaciones, toma un poco de tiempo extra aquí para sumergirse por completo en la comunidad. No superficialmente, ciertamente, todos son increíblemente agradables y acogedores. Pero, hay una renuencia al apego. Existe lo que podría describir como un sistema de autoprotección inconsciente que dice: “Sé que eres genial, pero también sé que pronto me dejarás, es mejor no invertir en ti, solo me causará dolor”.

Pero a medida que pasa el tiempo, a pesar de que los estudiantes (y el personal) se resisten a encariñarse, es inevitable y cuando llega el final, los corazones se rompen una vez más. Las lágrimas fluyen, los mensajes más sentidos se comparten en Instagram, se entregan regalos, se toman fotos, se hacen promesas y luego la gente baja la montaña por última vez. Para aquellos que se quedan atrás, el ciclo comienza de nuevo y nos quedamos con un dolor profundo casi inconsciente y perpetuo. A veces la desesperación es aguda y, a veces, los sentimientos se manifiestan como una tristeza casi imperceptible que apenas notamos, pero que a veces se torna en enojo, resentimiento o fatiga. Este ciclo nos cambia, nos informa cómo nos transformamos en el mundo. Podríamos ser un poco más renuentes a invertir en nuevas relaciones, un poco más renuentes a dar la bienvenida genuina a un extraño, un poco más de cautela en nuestro apego.

Las idas y venidas apelan a nuestra mejor naturaleza budista; ser practicantes del desapego. Esto suena bien en palabras, pero es mucho más difícil en hechos. En nuestro resplandor, como T. S. Eliot escribe en sus Cuatro Cuartetos, nos redescubrimos a nosotros mismos, “Lo que llamamos el principio es a menudo el final. Y terminar es comenzar. El final es de donde empezamos “. Pero a veces esto tiene un costo. Nos vestimos con nuestras caras valientes, replanteamos nuestros sentimientos para alentar a los que se van en sus nuevos esfuerzos, y reprimir nuestros sentimientos de dolor para que no nos alcancen. ¿Quién sabe realmente si esta es una técnica de supervivencia saludable o en la que nuestros sentimientos no resueltos nos atormentarán en el futuro? Por otro lado, a veces estas lecciones budistas de presencia son una hermosa lección en nuestras vidas. Nos volvemos más astutos para estar más presentes en el momento, más agradecidos con quien existe en nuestro núcleo y más hábiles para enfrentar los cambios y las pérdidas que inevitablemente definen nuestras vidas. Algunos incluso podrían argumentar que estas lecciones de decir hola y adiós son un regalo que inspira gratitud por cada momento fugaz de nuestras vidas. Puedo testificar que nuestros estudiantes y personal han sobrellevado muchas lecciones a lo largo de sus años aquí.

Los estudiantes de MFS, mis hijos, mis amigos conocen mis muchos mantras (ya saben los refranes que se atribuyen a alguien, porque los dicen una y otra vez), y uno de los míos es definitivamente, ¡es complicado! La complejidad del dolor y la alegría que surge de las idas y venidas requiere que tengamos una gran paciencia con nosotros mismos y con los demás. La complejidad exige que desarrollemos nuestra empatía con los demás y nuestra habilidad de autorreflexión. Ignorar la complejidad de nuestros sentimientos nos aleja de la alegría y nos lleva a la resignación. Concentrarse en el dolor solo nos lleva a la desesperación y a la integración.

Al final, yo (y creo que la mayoría de nosotros) estamos agradecidos por todas las personas que tocan nuestras vidas aquí, en cualquier período de tiempo. Como T. S. Eliot continúa, “cada frase y cada oración es un final y un comienzo”.


May is the season for beginnings. Where I come from in the eastern part of the US, it is the time for planting, when the fragile seeds may be safe from the lingering frosts of the waning winter. Costa Rican’s also mark the month as the time to sow, celebrating the feast day of San Isidro the farm laborer on May 15th and marking the beginning of the rainy season and major planting. It is also the season of weddings where couples begin their new lives together joined in a hopeful reunion of spirits. BUT…

May is also the season of endings. Graduations mark the endings of educational programs. Recitals mark another year of music or dance instruction completed, and in North America, it is finally the end of the winter sports seasons (Hockey and basketball playoffs are almost complete). And…

May is the season of transition and complexity (especially in Monteverde).

At MFS, and maybe in Monteverde in general, there is no way to escape the many endings and beginnings. For as many reasons as there are people, there are comings and goings. Coming to teach or study, leaving to teach or study, job changes, immigration status changes, babies, retirement, sabbaticals, exchange programs, family challenges and joys, the list is endless. These transitions and circumstances may not be unique to Monteverde, but the quantity of transition we endure is very high. And, this has an impact.

For instance, when a family asks if it makes sense for a student to come for just one semester, I don’t say, “No” but, I strongly encourage them to come for a year. In my observations, it takes a little extra time here to become fully immersed in the community. Not superficially, for sure, everyone is incredibly nice and welcoming. But, there is a reluctance to attach. There is what I might describe as an unconscious self-protection system that says, “I know you are great, but I also know that you will soon leave me, better to not invest in you, it will only cause me pain.

But as time passes, as hard as the students (and staff) resist falling in love, it is inevitable and when the end arrives, hearts are broken once again. The tears flow, the heartfelt messages are shared on Instagram, gifts are given, pictures snapped, promises are made and then people descend the mountain for the last time. For those who are left behind, the cycle begins again and we are left with an almost unconscious and perpetual underlying grief. Sometimes the despair is acute and sometimes the feelings manifest as an almost imperceptible sadness we hardly notice, but which sometimes comes out sideways as anger, resentment or fatigue. This cycle changes us, it informs how we become in the world. We might be just be a little more reluctant to invest in new relationships, a little more hesitant to authentically welcome a stranger, a little more cautious in our attachment.

The comings and goings call on our best Buddhist nature: to be practitioners of non-attachment. This sounds good in word, but is much harder in deed. In our brilliance, as T. S. Eliot writes in his Four Quartets, we rediscover ourselves, “What we call the beginning is often the end. And to make an end is to make a beginning. The end is where we start from.” But sometimes this is at a cost. We put on our brave faces, reframe our feelings to encourage the departing ones in their new endeavors, and suppress our feelings of grief so they don’t overtake us. Who really knows if this is a healthy, survival technique or one in which our unresolved feelings will plague us in the future. On the other hand, sometimes these Buddhist lessons of presence are a beautiful lesson in our lives. We become more astutely trained to be more present in the moment, more appreciative of whomever exists in our midst and more skilled at dealing with the changes and losses that inevitably define our lives. Some might even argue that these lessons in saying hello and goodbye are a gift inspiring gratitude for every fleeting moment of our lives. I can testify that our students and staff have endured many lessons throughout their years here.

The students at MFS, my kids, my friends know my many mantras (you know those sayings that become attributed to someone, because they say them over and over), and one of mine is definitely, it’s complicated! The complexity of the grief and joy that stems from the comings and goings necessitates that we have great patience with ourselves and others. The complexity demands that we develop our empathy with others and our skills in self-reflection. Ignoring the complexity of our feelings leads us away from joy and toward resignation. Focusing on the grief alone leads us toward despair and away from integration.

In the end, I (and I think most of us) are grateful for all the people that touch our lives here, for any length of time. As T. S. Eliot continues, Every phrase and every sentence is an end and a beginning.”

My Spiritual Practice for the Dawn of Day | Mi Práctica Espiritual para el Amanecer del Día

-Tim Lietzke

Español abajo.

Spiritual practice can take many forms, including prayer, meditation, mantras, spiritual reading, sharing one´s journey and problems therein with fellow seekers, service, walking,…Virtually all of life can be a spiritual practice. If my ultimate concern, as opposed to the transient and contingent concerns of daily life, is Spirit or God and the reunification of all things in Spirit (the New Testament uses the term “Kin-dom of God”), as I characterize my imperfectly lived ultimate concern to be, then whatever I do with that focus at its center is spiritual practice. Life has taught me that the forms and practices I adopt for the present need constant renewal. What focuses me on my ultimate concern today may not tomorrow and may yet again a year from now.

All the forms mentioned above are part of my spiritual practice. However, here I only want to elaborate on one particular form that is a part of a larger practice. During the course of the day I have three mostly kundalini yoga practices, one soon after I arise around 4:00, a second later in the morning, and a third around sunset. To begin the first I sit looking out the large front window at the dark silhouettes of banana trees against the starry or moonlit or cloudy or heat-lightening-flashing sky, as the case may be. I use three words-“love”, “joy”, and “peace”–as internal mantras. “Love” with the in-breath , again with the out-breath; “joy” with the in-breath and out-breath; “peace” likewise, and so on, all very slowly, about three breaths per minute. The important thing is not the repetition of the words, but the imbuing of them with the reality they represent. For me “love” is a deep respect, even reverence for the divine center, the divine foundation of all humans, indeed all creation. Love blesses all, seeks the well-being of all. “Joy” is not so much an emotion, but the state of being and moving in Spirit. Joy spreads little sparks of divine presence everywhere. “Peace” is harmony within oneself, with other beings, with the whole natural order, with God. Peace brings an intense and wholehearted grounding in life. Each breath is an in-breathing and an out-breathing of that reality. Sometimes particular people come to mind. The more focused I am, the more intense that experience. The fruit is a deep sense of well-being, of being deeply grounded in life. As day dawns the two-dimensional banana trees assume three-dimensional form. The morning chorus begins and the bats dart back and forth over the garden. Each morning I experience, as it were, the primal uniformity giving rise to the diversity of forms. Individuality, including my own, arises out of Spirit. Thus begins my day, a beginning greatly appreciated.

This finding myself grounded in life, in Spirit, may sound abstract, but it is, at a deeper than surface level, very tangible and with practical consequences. After all, situations calling for peacemaking, justice seeking, truth telling, community building,…do not elicit a response unless I am grounded in the ultimate concern of my life, open to the Spirit and the Spirit’s leading. Being gripped by Spirit I can act. This grounding-opening-being gripped-acting is not a passive but a cooperative movement that has recurred many times in my spiritual journey.

In “Beyond Violence” Krishnamurti recommends the giving up of all spiritual practice, simply living in the moment and responding to what is with love. I´m not sure that I can live and respond with such unfailing intuition yet. For now I still find spiritual practices useful and needed. Since at present we live in a world of form and substance, it seems reasonable to assume that out spìrituality will manifest in form and substance. In any case, spiritual practice does change our hearts and lives over time, bringing us closer to that state about which Krishnamurti speaks.

(Friends are invited to share their spiritual practices in articles for the next “Seeds” newsletter in August. Send me your articles by the beginning of the month.)


La práctica espiritual puede tomar muchas formas, por ejemplo, oración, meditación, mantras, lectura espiritual, el compartir con otros buscadores de su propio viaje espiritual y problemas encontrados en él, servicio, caminata,…Virtualmente toda la vida puede ser una práctica espiritual. Si mi esencial interés, en contraste a intereses transitorios y contingentes, de la vida diaria es Espíritu o Dios y la reunión de todas las cosas en el Espíritu (el Nuevo Testamento usa el vocablo “Reino de Dios”), como caracterizo mi imperfectamente vivido interés esencial ser, entonces cualquiera cosa que haga con ese foco en el centro es una práctica espiritual. Mi vida me ha enseñado que las formas y las prácticas que adopto por ahora necesitan renovación constante. Lo que me enfoca en mi interés esencial hoy puede que no hará así mañana y puede que sí hará así de nuevo dentro de un año.

Todas las formas sobredichas son una parte de mi práctica espiritual. Sin embargo, aquí quiero elaborar en una forma particular solamente, una forma que es una parte de una práctica más grande. Durante cada día tengo tres prácticas de kundalini yoga, la primera poco después que me levanto cerca de las cuatro, la secunda más tarde en la mañana y la tercera cerca del ocaso. Para empezar la primera me siento mirando hacia afuera a través de la gran ventana delantera a las siluetas oscuras de los bananos frente a un cielo estrellado o iluminado por la luna o nublado o relampagueo, como pueda ser el caso. Uso tres palabras–“amor”, “gozo”, y “paz”–como mantras internas. “Amor” con cada inhalación y cada exhalación, “gozo” con la próxima inhalación y exhalación, “paz” del mismo modo, continuando así, muy lentamente a un paso de más o menos tres alientos por minuto. La cosa importante no es la repetición de las palabras sino el imbuimiento de ellas con la realidad que representan. Para mi “amor” es un respeto hondo, aun reverencia para el centro divino, la fundación divina de todos los seres humanos, de veras, toda la creación. El amor bendice toda la creación, busca el bienestar de ella. “Gozo” no es tanto una emoción como el estado de ser y mover en el Espíritu. Gozo difunde chispas pequeñas de la presencia divina en todas partes. “Paz” es la armonía dentro de uno mismo, con otras personas, con el conjunto orden natural, con Dios. La paz produce una base intensa y incondicional en la vida. Cada aliento es una inhalación y una exhalación de esa realidad. A veces algunas personas particulares entran en mi mente. Cuanto más enfocado estoy tanto más intensa es la experiencia. El fruto de esto es un sentido hondo del bienestar, de ser basado de hondo en la vida. Al amanecer los bananos dos-dimensionales asumen la forma tres-dimensional. El coro de la mañana empieza y los murciélagos zigzaguean sobre la huerta. Cada mañana experimento simbólicamente la uniformidad primitiva que resulta en la diversidad de formas. Individualidad, incluso mi propia, se levanta del Espíritu. Así comienza mi día, un comienzo muy apreciado.

Este hallazgo de mi mismo basado de hondo en la vida, en el Espíritu, puede parecer abstracto, pero es, a un nivel más hondo que la superficie, muy tangible interiormente y con consecuencias prácticas. Al fin y al cabo, situaciones invitando el pacificador, la búsqueda para la justicia, el habla de la verdad, el establecimiento de comunidad,…no inspiran una respuesta al menos que sea basado yo en el esencial interés de mi vida, abierto al Espíritu y a la guía del Espíritu. Si soy agarrado por el Espíritu, puedo tomar acción. El proceso de ser basado en la vida, abierto de corazón, agarrado por Espíritu, y activado hacia acción definida ha recurrido muchas veces en mi viaje espiritual.

En el libro “Más allá de Violencia”, Krishnamurti recomienda el abandono de todas las prácticas espirituales, simplemente viviendo en la actualidad y respondiendo a lo que esté con amor. No estoy seguro que pueda vivir y responder con tal indefectible intuición a éste punto. Por ahora aún hallo las prácticas espirituales útiles y necesitadas. Porque en la actualidad vivimos en un mundo de forma y sustancia, parece razonable asumir que nuestra espiritualidad se manifiesta en forma y sustancia. De todos modos, la práctica espiritual cambia nuestros corazones y vidas a tiempo, llevandonos más cerca a ése estado sobre el cual Krishnamurti habla.

(Invitamos a los Amigos a compartir sus prácticas espirituales en artículos para el próximo ejemplar de “Semillas” en Agosto. Envíame sus artículos para el comienzo del mes.)

Composting Meditation | Meditación de Compostaje

-Katy VanDusen

Español abajo.

You are cordially invited to participate in the process of transforming our organic waste at the meeting and school into fertile compost. The compost bucket is on the right end of the line of waste receptacles and the compost shed is back near the basketball court. It is a simple process, especially in Montverde where warmth and humidity provide the perfect habitat for decomposition.

I hope that the instructions below enhance your experience for both composting and meeting for worship.


 

PUT
organic waste in the compost bucket, removing any trash/objects that are not biodegradable. yourself in a comfortable position and begin to let go.
WEIGH
it on the scale, making sure that the scale is calibrated. The scale and record book are below the compost container. See the door to the lower right of the box. what thoughts nurture the Spirit.
TAKE NOTE
of the date and the weight in grams or kilos in the record book. of the moment, being fully present.
PUT IT IN THE “ACTIVE” SECTION
spread it evenly over the top of other recently added compost. and actively open yourself to the Spirit.
SPREAD
a homogenous layer of dry leaves (from another compartment) over the top. Use the same amount of dry matter as wet organic matter. For example, if 1 bucket of organic matter was added, 1 bucket of dry matter should be added. Do NOT add grass or other weeds. your shoulders apart, your heart open.
BOOST
the organic matter by sprinkling it with micro-organisms to accelerate decomposition. your spirit by absorbing the energy of the lives around you.
CLEANSE
the compost bucket. This will help to keep it clean and minimize bad smells. your mind of negative thoughts. Cultivate an attitude of gratitude.
FIND THE RIGHT BALANCE
Keep it neither soaked nor too dry. If it looks very damp, DO NOT add water; if it looks dry, use the compost bucket to sprinkle it with water. in your body, in your brain, in your life.
AERATE
the compost by turning it with a pitchfork, mixing the new material with the older material. Breathe deeply.
IF YOU HAVE ANY DOUBTS
about how to manage the compost, ask. seek wisdom from an experienced meeting attender.
ALLOW TIME FOR TRANSFORMATION

 


Usted está cordialmente invitado a participar en el proceso de la transformación de nuestros residuos orgánicos en abono fértil. El balde de compost está en el derecho de la línea de recipientes de desechos y la casita de compost está cerca de la cancha de baloncesto. Es un proceso simple, especialmente en Monteverde, donde el calor y la humedad proporcionan el hábitat perfecto para la descomposición.

Espero que las instrucciones abajo mejoren su experiencia tanto para el compostaje como para el culto de adoración.


 

PONER
desechos orgánicos en el balde de compost, quitando cualquier basura u objeto que no sea biodegradable. usted mismo en una posición cómoda y suelte.
PESAR
los desechos en la báscula, asegurándose de que la báscula esté calibrada. La báscula y el libro de registro están debajo del contenedor de compost. Busque la puerta a la esquina inferior derecha. cuales pensamientos nutren el espíritu.
TOMAR NOTA
de la fecha y el peso en gramos o kilos en el libro de registro. del momento, estando completamente presente.
PONERLO EN LA SECCIÓN “ACTIVA”
extiéndalo de manera uniforme sobre la parte superior de otro compost recientemente agregado. y activamente ábrete al Espíritu.
EXTENDER
una capa homogénea de hojas secas (de otro compartimiento) encima. Use la misma cantidad de materia seca que materia orgánica húmeda. No agregue malezas ni zacates. sus hombros separados, su corazón abierto.
ALIMENTAR
la materia orgánica rociándola con microorganismos para acelerar la descomposición. tu espíritu al absorber la energía de la gente que te rodea.
LIMPIAR
el balde de compost. Esto ayudará a mantenerlo limpio y minimizar los malos olores. tu mente de pensamientos negativos Cultivar una actitud de gratitud.
ENCONTRAR EL EQUILIBRIO ADECUADO
No lo mantenga ni empapado ni demasiado seco. Si se ve muy húmedo, NO agregue agua; si parece seco, use el balde de compost para espolvorearlo con agua. en tu cuerpo, en tu cerebro, en tu vida.
AIREAR
el compost girándolo con una horquilla, mezclando el nuevo material con el material más antiguo. respirar profundamente.
SI TIENE ALGUNA DUDA
acerca de cómo administrar el compost, pregunte. buscar la sabiduría de alguien con experiencia.
DEJAR TIEMPO PARA LA TRANSFORMACIÓN
« Older posts