– Tim Lietzke

Español abajo.

During a recent Meeting for Worship, a message was offered concerning the issue of slavery. I offered some comments from my knowledge during the announcement period following worship. This prompted me to update my information with a little research. Most of my information comes from Free the Slaves (FTS), an organization that works to free slaves in various countries around the world. Free the Slaves, in turn, obtains statistics and other information from the UN International Labor Organization, Walk Free, and the International Organization for Migration.

Researchers estimate that there are presently 40 million slaves worldwide, including 25 million in Asia and the Pacific, 9.2 million in Africa, 3.6 million in Europe and Central Asia, 2 million in the Americas, and 520,000 in the Arab states. Fifty percent are in labor slavery, including farming, ranching, logging, mining, fishing, brick making, and service industries such as dish washing, janitorial, gardening , and maid service. Another 37.5% are in forced marriage slavery and 12.5% are held in sex slavery. Children under the age of 18 constitute 25% of slaves and the vast majority of slaves (71%) are women and girls. Slavery generates $150 billion for traffickers each year, which is the basic reason legal sanctions against slavery are ignored.

The circumstances that foster slavery differ from country to country and region to region.
For example, in Haiti impoverished children are often forced to leave home and work as domestic servants. In the Congo, Ghana, and Senegal, poverty, armed conflict, and weak legal protections push women and girls into forced marriages or prostitution and men and boys into forced labor in mining and fishing. Children are also lured into forced begging by false promises of religious education in boarding schools. In rural India illegal debts plague the poor and marginalized, with entire families sometimes enslaved for borrowing small sums in emergencies. And in Nepal many migrate overseas to find work because there are no jobs at home. They then become easy prey for traffickers.

So in Haiti, for example, FTS tries to inspire parents to retrieve their children, educates communities about the perils of sending children away from home, and suggests community policies to lessen the vulnerability of children. In Nepal FTS educates at-risk villagers about unsafe migration and mobilizes communities to break free from bondage. What follows is a success story of how one young girl and her family freed themselves from debt slavery.

Pooja and her family live in Vayanas on the Ganges in northern India. Her parents, who didn’t understand or value education, were trapped in illegal debt slavery at a brick kiln. Impoverished villagers often don’t know their rights. Such slaves as Pooja’s family are paid only enough to stay alive to be worked for another day. Sometimes Pooja’s mother beat her when she asked to go to school. Instead, she was made to work with them at the kiln.

Free the Slaves’s India partner organization , MSEMVS, recognized how vulnerable her community was and how widespread debt slavery was. So field workers held one-on-one and group meetings with community members. A community vigilance committee was established and awareness-raising meetings were held. Pooja’s mother avoided the meetings at first, but the MSEMVS community worker talked to her privately until she was convinced to attend. She heard a BBC radio program about bonded labor, child labor, and the importance of school. MSEMVS decided to found a non-formal education center in the village to help children and their families resist slavery.

Then Pooja’s mother joined a grassroots self-help group and started saving a little money each month. Livelihood training taught her to sew and tailor. In this way she began creating a life of freedom and self-reliance. Knowing and adopting a trade brings opportunity and the ability to resist slavery. Convinced by MSEMVS, Pooja’s mother enrolled Pooja in school where she now goes every day. In short, Pooja’s family–former debt slaves–has become a role model for their village.

Visit freetheslaves.org for further information and stories, to make a donation, or to obtain books on slavery.

(I intend to write articles on human rights issues, such as the human rights situation in Central America or other parts of the world, or the death penalty, or torture, perhaps two or three times a year for future issues of “Seeds”.)

——–

Esclavitud, una Global Realidad en la Actualidad por Tim Lietzke

Durante una Reunión de Adoración reciente, un mensaje fue ofrecido a propósito de esclavitud. Ofrecí algunos pensamientos desde mi comprensión durante el tiempo de los anuncios siguiente a la Adoración. Esto me indujo a actualizar mi información con alguna investigación. La mayor parte de mi información viene de Libere a los Esclavos (FTS), una organización que trabaja para liberar a los esclavos en varios paises a lo largo del mundo. Libere a los Esclavos, a su vez, obtiene estadísticas y otra información del UN Organización del Trabajo International, Caminar Libre, y la Organización International para Migración.

Investigadores estiman que hay en la actualidad cuarenta millones de esclavos en todo el mundo, incluso 25 millones en Asia y el Pacífico, 9.2 millones en Africa, 3.6 millones en Europa y Asia Central, 2 millones in las Américas, y 520,000 en los Estados arabes. Cincuenta por ciento son en escalvitud de labor, incluso agricultura, hacienda, maderero, minero, pesquero, haciendo ladrillos, y industrias de servicio, por ejemplo, lavando platos, porteros, jardineros, y criados. Otro 37.5% son en esclavitud de casamiento forzado y 12.5% son en esclavitud del sexo. Los niños de una edad baja de 18 años constituen 25% de los esclavos y la abrumadora mayoría de los esclavos (71%) son mujeres y niñas. La esclavitud genera $150 mil millones para los traficantes cada año, que es la razón básica por que sanciones contra la esclavitud no son tomados en cuenta.

Las circunstancias que fomentan la esclavitud difieren de un país a otro y de una región a otra. Por ejemplo, en Haití los niños empobrecidos son forzados a menudo al salir de su casa y trabajar como domésticos. En el Congo, Ghana, y Senegal, pobreza, combate, y endebles protecciones legal empujan a las mujeres y las niñas en casamiento forzado o prostitución y a los hombres y los niños en labor forzado en minero y pesquero. También los niños son tentado en mendicidad forzada por promesas falsas de educación religiosa en escuelas de pensión. En rural India deudas ilegales molestan a los pobres y los marginales hasta donde que algunas veces familias enteras son esclavizadas por tomar prestado montos pequeños en emergencias. En Nepal mucha gente emigran al ultramar para hallar trabajo pues no hay empleo donde viven. Entonces facilmente llegan a ser víctimas de los traficantes.

Así en Haití, por ejemplo, FTS trata de inspirar a los padres a recobrar a sus niños, enseña comunidades sobre los riesgos de enviar a sus niños afuera de la casa, y sugiere políticas de comunidad para reducir la vulnerabilidad de los niños. En Nepal FTS educa a los aldeanos en riesgo sobre migración insegura y moviliza comunidades para liberarse de esclavitud. Lo que sigue es una historia exitosa de como una muchacha y su familia se liberaron de esclavitud de deuda.

Pooja y su familia viven en Vayanas al lado del Rio Ganges en el norte de India. Sus padres, que no comprendieron ni valieron una educación, fueron emtrampados en la esclavitud ilegal de deuda a un horno de ladrillos. Aldeanos empobrecidos muchas veces no saben sus derechos. Tales esclavos como la familia de Pooja son pagados sólo bastante para quedarse vivo para ser hecho trabajar por otro día. A veces la madre de Pooja batió a ella cuando solicitó a ir a la escuela. En cambio, a Pooja la obligaron a trabajar consigo en el horno.

La organización cooperativa con FTS en India, MSEMVS, reconoció como vulnerable fuera la comunidad de Pooja y como extendida fuera esclavitud de deuda. Por eso los trabajadores de MSEMVS en la comunidad convocaron reuniones de uno-a-uno y de grupo con miembros de la comunidad. Un comité de vigilancia fue establecido y reuniones para ascender la conciencia fueron convocadas. Al principio la madre de Pooja evitó las reuniones, pero el trabajador de MSEMVS habló con ella privadamente hasta que fuera convencida a asistir. Oyó una emisión radial de BBC acerca de labor de esclavitud, labor de niños, y la importancia de escuela. MSEMVS decidió a fundar un centro de educación informal en el aldea para ayudar a los niños y sus familias a resistir esclavitud.

Entonces la madre de Pooja se asoció con un grupo de ayuda propia y comenzó a ahorrar algun dinero cada mes. Instrucción en medios de ganarse la vida le enseñó a coser y ser sastre. De esta manera comenzó a crear una vida de libertad y esfuerzo propio. Saber y adoptar una ocupación resulta en oportunidades y la habilidad a resistir esclavitud. Convencida por MSEMVS la madre de Pooja alistó a Pooja en la escuela que asiste cada día. En pocas palabras, la familia de Pooja–anteriormente esclavos de deuda–ha sido a ser un modelo para el aldea.

Visite freetheslaves.org respecto a más información y historias, para hacer una donación, o para comprar libros a propósito de esclavitud.

(Tengo la intención de escribir artículos a propósito de derechos humanos, por ejemplo, la situación de derechos humanos en Centroamérica u otras partes del mundo, la pena de muerte, tortura, tal vez dos o tres veces al año para futuras ediciones de “Semillas”.)