by Paul Smith

I have never met a climate change sceptic in the Monteverde area. Our claim to fame is creating large private reserves and promoting conservation through our institutions. But all is not well.

Like most parts of the world, we have been slow to confront a principle reason for climate warming, our transportation system based on fossil fuels. As we in Costa Rica become steadily more affluent, each year 5 percent more cars are added to our congested roads and parking lots. There seems to be no way to stop this trend.

In western society a personally owned car gives us status, the newer the car the better. The car is well promoted by our financial institutions. It is our sacred cow. Traffic jams and gridlock do not seem to reduce its popularity.

Most of our commutes are less than ten miles. What is the problem with a bicycle? Culture again. What I hear is “Oh, it’s not cool. That is what children do. I am not strong enough; it’s too dangerous”. Yes, our hills in Monteverde can be a challenge for an octogenarian like myself. But as I have discovered, adding a small electric motor and battery to my bike makes going up hill as easy as going down.

Three values in our culture, I think, explain our addiction to the automobile and why that addiction is the last thing car lovers want to think about.

Convenience: Cars give us greater freedom. Fill the tank and we are off to the city or beach with the family on an impulse. No bus schedules to consult.

Comfort: Role up the window, set the temperature control, put on the radio, and enjoy the scenery.

Speed: Step on the gas. The only limitations are traffic jams, bumps in the road, speeding tickets, and pesky walkers and bikers getting in the way.

If, as the saying goes, actions speak louder than words, we would have to conclude that having a personal car is a higher priority than the world we are leaving to our grandchildren. We are affluent. We have the money. Why not spend it on a car? I would call this a serious moral dilemma.

Survival of our species is dependent on humanity learning to live in harmony with nature. Will “business as usual” prevail or can we become more aware and chose a road to survival?

When the car was invented over a hundred years ago it was powered by either an electric motor and batteries or a gas motor. In time the latter won because of its superior range. Unfortunately the gas motor has helped creat humanity’s greatest crisis, global warming. In spite of the Paris Accord and hearing about global warming in the news every day, the dominant response continues to be “business as usual”. Is there any hope? Fortunately science and technology give humanity new options and hope for a promising future if we move forward quickly.

Technologies such as solar panels, smart grids, and batteries make it possible for renewable sources–solar, wind, hydro, and tidal– to meet our energy needs. And improvements are being made almost daily. Sustainable energy along with improved motors and batteries can eliminate the need for dirty fuel, a phenomenal innovation. This has the potential to revolutionize all forms of transportation, public and private.

Tesla Company’s innovations have changed history and initiated the demise of the dirty internal combustion engine. Understanding “car culture” they exceeded all expectations by making their first electric automobile surpass the gas car in convenience, comfort, and speed. At present only the rich can afford the price tag. So for now the fossil fuel industry is still in the driver’s seat with low fuel prices, and they’re putting up a good fight to survive. Manufacturing of EVs on a commercial scale and creating the necessary infrastructure, such as charging stations and services, are the present challenges. Convenience, comfort, and speed based on clean energy at a competitive price is in sight.

So the game is over for fossil fuels. We just don’t know the date. Country after country is passing legislation to stimulate the transition, with Norway leading the way. Two years after Norway passed legislation to favor EVs, more than 40% of its new vehicles are electric. In spite of Costa Rica’s ambitious goal to be carbon neutral by the year 2021, due to vested interests stimulus legislation still waits in committee and it is “business as usual”. We are lagging behind in leading the way to a bright new future.

Until EVs become readily available, the adoption of simpler modes of mobility, particularly in Monteverde, including the electric bike and the electric golf cart, move us in the right direction. These EVs have a twenty to fifty mile range without recharging, can climb the steepest hills, use only rain water for their batteries, and with few moving parts are easy to maintain.

With my electric bike I get my exercise, and with my electric car I transport my family. I love to slow down as I pass a walker and invite them to hop on. Few decline, but all say thank you. Tourists and I get acquainted. I am your free taxi if you’re going my way. All are winners.

How can we make a difference?

If you are not a walker, you can explore electric bikes or electric golf carts. Information is available from present users. You can carpool or initiate ride-sharing groups.

A few people are already having success with solar panels. Even with the new regulations of ICE the future of solar is bright. You can find out some developments from me. At the moment we are waiting for the leadership of the Belmar Hotel, Los Pinos Hotel and the MV Institute to determine the best provider and get on board. There are about 35 business to choose from. Getting the right one is important.

Letters to and contact with politicians in support of stimulus legislation for renewable energy and electric transport will help.

Phone numbers of Diputados in Puntarenas:
Laura Garro. 2010 8390 2010 8391. Fax 2010 892
Karla Prendes. 2010 8490. 2010 8491
Gerardo Vargas Rojas. 2010 8570. 2010 8571
Carlos Hernandes. 2010 8415. 2010 8416. Fax 2010 8417

In summary, thanks to science and technology the future for a shift to renewable energy and electric mobility is bright. The main obstacle to change is the mind set of the “business as usual” culture. The choice is ours.

So the moral dilemma is this. Do we wait for change to come, knowing that it may not come in time and it may not be what is really good for us, or do we make personal changes now? The ultimate question will be can we learn to live in harmony with nature, even through all the upheavals and trials humanity will face.

*************************

Aquí no pasa nada

Escrito por Paul W. Smith

Nunca he conocido a nadie en el área de Monteverde que dude del cambio climático. Nuestra fama viene de crear reservas forestales y de promover la conservación ambiental por medio de nuestras instituciones. Pero no todo está bien.

Como muchas otras partes del mundo nos hemos demorado en hacer frente a una de las causas principales del calentamiento global: nuestro sistema de transporte basado en combustibles fósiles. A medida que Costa Rica se hace más próspera, cada año se añade un 5% más de carros a nuestras ya congestionadas calles y estacionamientos. No parece haber forma de frenar esta tendencia.

En la sociedad occidental tener un vehículo personal nos da estatus –mientras más reciente el modelo, mejor. El automóvil es promovido por nuestras instituciones financieras. Es nuestra vaca sagrada. Las presas y los congestionamientos no parecen disminuir su popularidad.

La mayoría de nuestros viajes al trabajo son de menos de 15 kilómetros. ¿Cúal es el problema con la bicicleta? De nuevo, la cultura. Lo que escucho es “Ay, es que no es atractivo”, o “es cosa de niños”, o “no soy lo suficientemente fuerte”, o “es muy peligroso”. Es verdad que las colinas de Monteverde pueden ser un desafío para un octogenario como yo, pero lo que he descubierto es que añadir un pequeño motor y una batería hacen que subir una colina sea tan fácil como bajarla.

Hay tres valores en nuestra cultura, pienso yo, que explican nuestra adicción a los automóviles y por qué esa adicción es lo último en lo que quiere pensar un amante de los carros.

Es conveniente: Los autos nos dan mayor libertad. Llene el tanque y ya puede irse a la ciudad o a la playa con la familia cuando quiera. No hay que consultar los horarios del bus.
Es cómodo: Suba la ventana, ponga el aire acondicionado, prenda la radio y disfrute el paisaje.
Es rápido: Pise el acelerador. Las únicas limitaciones son las presas, los reductores de velocidad, los policías de tránsito, y los molestos ciclistas y peatones que se meten en el camino.

Si, como va el dicho, las acciones dicen más que las palabras, tendríamos que concluir que tener un carro personal es una mayor prioridad para nosotros que el mundo que le vamos a dejar a nuestros nietos. Nosotros somos prósperos. Nosotros tenemos el dinero. ¿Por qué no gastarlo en un carro? Yo llamaría a esto un grave dilema moral.

La supervivencia de nuestra especie depende de que la humanidad aprenda a vivir en armonía con la naturaleza. ¿Prevalecerá la actitud de que “aquí no pasa nada” o lograremos ser más conscientes y escoger un camino que conduzca a la supervivencia?

Cuando se inventó el automóvil hace más de un siglo, éste era impulsado por un motor eléctrico y baterías o por un motor de gasolina. Con el tiempo el segundo salió victorioso gracias a que podía recorrer mayores distancias. Desafortunadamente, el motor de gasolina ha ayudado a crear la crisis más grande de la humanidad: el calentamiento global. A pesar del Acuerdo de París y de que todos los días se habla en las noticias sobre el cambio climático, la respuesta dominante sigue siendo “aquí no pasa nada”. ¿Hay alguna esperanza? Afortunadamente, la ciencia y la tecnología le han dado a la humanidad nuevas opciones y la esperanza de un futuro prometedor, si avanzamos con rapidez.

Tecnologías como los paneles solares, las redes de distribución eléctrica “inteligentes” y las baterías hacen posible que las fuentes de energía renovable –solar, eólica, hidroeléctrica y oceánica– puedan satisfacer nuestras necesidades energéticas. Y se están haciendo mejoras todos los días. La energía sostenible y los motores y baterías mejoradas pueden eliminar la necesidad de consumir combustibles sucios, lo cual es una innovación fenomenal. Esto tiene el potencial de revolucionar todos los medios de transporte, tanto públicos como privados.

Las innovaciones de la compañía Tesla han cambiado la historia y han sido el principio del fin del motor de combustión interna. Con una comprensión de la “cultura del carro”, ellos sobrepasaron todas las expectativas al hacer que su primer automóvil eléctrico superara a un automóvil de gasolina en términos de conveniencia, comodidad y velocidad. Por el momento sólo los ricos pueden costear un carro de estos. Así que por ahora la industria de los combustibles fósiles sigue estando en el asiento delantero con sus combustibles baratos y está luchando con todas sus fuerzas para sobrevivir. Los principales retos del momento son la manufactura a escala comercial de los carros eléctricos y la creación de infraestructura necesaria, tales como las estaciones de recarga y otros servicios. La conveniencia, la comodidad y la velocidad basadas en energía limpia a un precio competitivo están al alcance.

Se le está agotando el tiempo a los combustibles fósiles. Sólo nos queda por conocer la fecha exacta en que esto sucederá. Un país tras otro están pasando legislaciones para estimular la transición, con Noruega a la cabeza de este movimiento. Dos años después de que Noruega aprobó una ley para favorecer los carros eléctricos, más del 40% de sus vehículos nuevos son eléctricos. A pesar de la meta ambiciosa de Costa Rica de alcanzar la carbono neutralidad en el año 2021, debido a intereses externos la legislación aún está en espera y seguimos con el “aquí no pasa nada”.

Hasta el día en que los vehículos eléctricos estén fácilmente disponibles, la adopción de un modo más simple de transporte, particularmente en Monteverde, puede incluir las bicicletas eléctricas y los carritos de golf eléctricos, los cuales son un paso en la dirección correcta. Estos vehículos eléctricos pueden recorrer entre 30 y 75 kilómetros sin tener que ser recargados, pueden subir colinas empinadas, sólo usan agua de lluvia para las baterías, y con pocas partes móviles son fáciles de mantener.

Con mi bicicleta eléctrica me puedo ejercitar cuando quiera y con mi carrito eléctrico puedo transportar a mi familia. Me encanta darle aventones a personas que pasan caminando. Pocos dicen que no, pero todos me lo agradecen. De esta manera, conozco a muchas personas y soy el taxi eléctrico de los peatones que van en la misma dirección que yo. De esta forma, todos ganamos.

¿Cómo podemos hacer una diferencia?

Si usted no camina habitualmente, pruebe con una bicicleta o con un carrito de golf eléctrico. Puede hablar conmigo o con otros usuarios de estos vehículos para más información. También puede compartir su vehículo o hacer grupos que sirvan para coordinar aventones. Algunas personas ya están teniendo éxito con la instalación de paneles solares. Aun con las nuevas regulaciones del ICE, el futuro de la energía solar es brillante. Puede pedirme información sobre algunos avances recientes. Actualmente estamos a la espera de que los administradores del Hotel Belmar, del Hotel Los Pinos y del Instituto Monteverde determinen quién es el proveedor más confiable de vehículos eléctricos y se suban a bordo. Hay unos 35 proveedores de donde escoger. Es importante tomar bien la decisión.

También puede ayudar poniéndose en contacto con sus representantes políticos e instándolos a que apoyen legislación de estímulo para las energías renovables y para el transporte eléctrico.

Números telefónicos de diputados en Puntarenas –

Laura Garro – 2010 8390 ó al 2010 8391. Fax 2010 892
Karla Prendas – 2010 8490 ó al 2010 8491
Gerardo Vargas Rojas – 2010 8570 ó al 2010 8571
Carlos Hernández – 2010 8415 ó al 2010 8416. Fax 2010 8417

En resumen, gracias a la ciencia y a la tecnología podemos esperar un buen futuro para la energía renovable y el transporte eléctrico. El principal obstáculo es cambiar la mentalidad de la cultura del “aquí no pasa nada”. La decisión es nuestra.

Entonces, el dilema moral es este: ¿esperamos a que vengan los cambios, sabiendo que tal vez no lleguen a tiempo y que puede que no sean lo mejor para nosotros, o empezamos a hacer cambios personales ahora mismo? La pregunta definitiva será ¿podrá la humanidad vivir en armonía con la naturaleza, a pesar de todos los conflictos y dificultades por las que atravesará?