by Tim Lietzke

I have a request to make but let me begin with some thoughts about walking. We all know that walking is good for our brains, hearts, other body parts, and sleep. But there’s more to walking than helping our bodies function a little better. I remember watching, years ago, a regular length film with no dialogue, a sort of visual cosmology of the evolutionary development of planet Earth. At the beginning the pace was so slow I felt a little impatient for “something” to happen. Humans came on the scene only at the very end and then shortly the action was so frenzied as to produce anxiety and a complete inability to take it all in. Another image. Thirty-five or forth years ago, I read a theological work entitled “The Two Mile-an-Hour God”. I don’t remember the contents, but the title has stuck with me. To me it suggests that the Spirit is moving more at the pace of evolutionary development than the frenzied pace of much of human activity. Two miles per hour is a slow, meditative walk. Drive at two miles per hour and you’ll probably get a ticket or be honked off the road.

So why do I walk? First, I should say that walking is just one of those things I do every day, like eating, sleeping, reading, and practicing yoga. A day without walking would be as incomplete as a day without thinking or meditating. So there’s an inner necessity to walk. To be sure, I could buy a vehicle of some sort, a bicycle say, if I had no more need than simply to get around. But I don’t want a vehicle. The inner sense of spiritual freedom in being vehicle-less is great. Understand that I’m not against vehicles per say. I do take advantage of them, but I like to do so only when it’s especially necessary. At times when I don’t need to walk very fast, I do walking meditation, that is, putting breath and footsteps in sync, say four steps for every in-breath and four for every out-breath. That centers the mind and body.

Walking provides me the opportunity for reflection, for pondering life questions. When I was studying in England in the late 70s, I went to a week-long theological conference in Bonn and from there to some of the German university towns, including Heidelberg for a week to visit a friend, who was studying philosophy there. We walked along the Philosopher’s Way on the ridge overlooking the town. I have the feeling, partly inspired by that experience, that philosophers throughout the ages have tended to be walkers. There is some logic in thinking that philosophers tend to be walkers since most philosophically minded people agree that living the good life entails balance, one element of which is moving the body.

When walking I tend to notice things around me more than when riding in a car. My communion, my feeling of oneness with the life around me, is deeper. In a car, if I think about it at all, I feel more like an alien–and thus alienated–in an earthship passing through. By contrast, on the sidewalks and pathways I meet people; sometimes we stop to chat. With some there is no verbal connection beyond “hello, how are you?”, but our frequent passing has created a bond. And then if and when the conversation does happen to come, it comes easily because we already have an incipient, unspoken friendship.

In spite of the overabundance of vehicles in the world, great masses of the world’s people are walkers. That’s how the poor especially get around–to fetch water or firewood, to go to the fields to grow food, to travel to the next village. I walk in solidarity with them. By birth and education I may not qualify as a campesino, but at heart I am one. My heart is attracted to the campesinos of the world, even as my mind is attracted to the philosophically inclined. The poor who walk have small environmental footprints. They’re not the ones causing global warming though unjustly they’re generally the first to suffer from it. I don’t want to increase their suffering if I can help it, and so I walk.

Many of us came to Costa Rica partly to flee the way and pace of life in North America. So why don’t we walk more? Is it injury? Being out of shape? Thinking we’re too busy? Still tied to old habits? Injuries can be a serious problem. It was rough going for 6 or 8 months after tearing my Achilles tendon two years ago, and months more to overcome the habit of limping. Being out of shape can usually be reversed, little by little, if there’s the will. I doubt that everything we do is so important as to make us too busy to walk. Old habits are usually best overcome by conscious substitution.

Finally, for my request. I know Friends mean well by the many offers of rides. Much of the time I have accepted just for the opportunity to talk. Sometimes when it’s raining enough to really get wet or when I’m running late for Meeting, rides have been most appreciated. But to be honest, I don’t need a ride just to be relieved of the necessity of walking. The walking part of my humanity is still alive and I want to keep it alive. Walking, for me, is a physical, mental, and spiritual necessity, as I’ve suggested above. So unless it’s raining more than a drizzle or you see I’m running late to Meeting or you just want to talk, don’t waste gas slowing down and stopping. Just smile and wave or give me the thumbs-up as you pass, and I’ll do the same.

Paul’s electric golf cart makes him smile. I appreciate that. It makes me smile, too. But what makes me smile even more is the thought of 50 Friends in groups of two or three walking to Meeting while softly sharing thoughts on vital life questions. Wouldn’t that be a grand preparation for worship and communion in Spirit?

********************

Una Espiritualidad de Caminar

Escrito por Tim Lietzke

Tengo una solicitud pero antes déjeme empezar con algunos pensamientos sobre el paseo, es decir, el acto de caminar. Todos saben que caminar es bueno para nuestros cerebros, nuestros corazones, otras partes del cuerpo, y para el sueño. Pero el paseo tiene que ver con algo más que ayudar nuestros cuerpos a funcionar un poco mejor. Recuerdo haber mirado, hace muchos años, una película de largo metraje sin diálogo, un tipo de cosmología visual del desarrollo evolutivo del planeta Tierra. Al principio el paso estaba tan lento que me sentía un poco impaciente para ver algo pasar. Los seres humanos vinieron en la escena sólo al cabo y dentro de poco la acción estaba tan frenética como producir ansiedad y una completa incapacidad para comprender lo que pasaba. Otra imagen. Hace 35 o 40 años que leí un libro teológico titulado “El Dios de Dos Millas por Hora”. No recuerdo los contenidos, pero el título se ha pegado. El título sugiere que el Espíritu está moviendo más al paso del desarrollo evolutivo que al paso frenético de muchas de las actividades humanas. Dos millas por hora es una lenta caminata meditabunda. Si dirige el carro a dos millas por hora, probablemente recibirá una boleta por velocidad demasiado lenta o pitarán hasta que salga del camino.

Entonces, por qué camino? Ante todo, quiero decir que el paseo es simplemente una de las cosas que hago cada día, como comer o dormir o leer o practicar el yoga. Un día sin caminar sería tan incompleto como un día sin pensamiento o meditación. Por tanto hay una necesidad interior a caminar. Sin duda podría comprar un vehículo de algun tipo, tal vez una bicicleta, si tuviera ninguna otra necesidad que viajar. Pero no quiero tener un vehículo. El sentido interior de la libertad espiritual en estar sin vehículo es grande. Entiende que no contrapongo vehículos por si mismo. Aprovecho de ellos, pero agrado hacer así solamente cuando está especialmente necesario. A veces cuando no necesito caminar muy rápido, hago meditación de caminar, es decir, poner la respiración y las pisadas en sincronización, por ejemplo, cuatro pisadas por cada aspiración y cuatro pisadas por cada exhalación. Eso centra la mente y el cuerpo.

El paseo me provee la oportunidad de reflexión, para pensar en las cuestiones de la vida.
Cuando estudiaba en Inglaterra en los últimos años de los 70s, fui a Bonn para asistir una conferencia teológica de una semana de duración y desde allá a algunas alemanes ciudades universitarias, incluyendo Heidelberg durante una semana para visitar a un amigo, que estudiaba folosofía en la universidad. Caminábamos en el Camino de los Filósofos, del que miramos abajo a la ciudad. Tengo el sentido, en parte inspirado por esa experiencia, que filósofos a lo largo de los siglos han tendido a ser peatones. Hay alguna lógica en pensar que filósofos tienden a ser peatones ya que mucha gente de mente filósofa acuerdan que vivir la buena vida envuelve equilibrio, del que un elemento es mover el cuerpo.

Cuando camino tiendo a observar cosas a la redonda más que cuando viajo en un carro. Mi comunión, mi sentido de unidad con la vida rodeandome es más profunda. Dentro de un carro, si pienso en lo por casualidad, me siento más como un ser de otro planeta –y por consiguiente enajenado– en una tierranave atravesando. Por contraste en las aceras y las sendas topo con varias personas y a veces paramos para charlar. Con algunas no hay ninguna conexión verbal salvo por “Hola, ¿Cómo está?”, pero nuestra pasada frecuente ha creado una atadura. Entonces, si y cuando la conversación venga, viene fácilmente porque ya tenemos una incipiente amistad tácita.

A pesar de la sobreabundancia de vehículos en el mundo, grandes masas de la gente del mundo son peatones. Es el modo por el cual los pobres en particular viajan–para ir a buscar el agua o la leña, para ir a los campos donde cultivan hortalizas y frutos, para viajar al aldea cercana…Camino por solidaridad con ellos. Por nacimiento y por educación tal vez no califico como un campesino, pero soy uno en el fondo. Mi corazón es atraído a los campesinos del mundo, aun cuando mi mente es atraído a ellos de inclinación filósofa. Los pobres que caminan tienen pequeñas huellas ambientales. Ellos no son la gente causando el calentamiento de la Tierra aunque injustamente sean en general los primeros que sufren como consecuencia. No quiero aumentar sus sufrimientos si puedo evitarlo, y por lo tanto camino.

Muchos de nosotros vinieron a Costa Rica, en parte, para fugarnos del modo y el paso de la vida en Norteamérica. ¿Así por qué no caminamos más? ¿Es porque tenemos heridas? ¿No estamos en forma? ¿Sentimonos demasiado ocupados? ¿Estamos habituados a no caminar? Las heridas pueden estar un problema serio. Estaba duro durante 6 o 8 meses después de distender el tendón Aquiles hace dos años, y unos cuantos meses más para superar el hábito de cojear. No estar en forma se puede invertir, poco a poco, si hay la voluntad. Dudo que todo lo que hacemos esté tan importante que a la verdad no tenemos el tiempo para caminar. Usualmente los hábitos viejos y inútiles son superado por substitución deliberada.

Por fin, perteneciente a mi solicitud. Sé que los Amigos tienen buenas intenciones cuando me ofrecen un aventón. Muchas veces he aceptado simplemente por la oportunidad de hablar. A veces cuando está lloviendo bastante para mojarme o cuando ando atrasado al Mitin un aventón es muy apreciado. Pero francamente no necesito un aventón para liberarme de la necesidad de caminar. La parte de mi humanidad concerniendo con caminar es todavía viva y quiero mantenerla viva. Para mi, caminar es una necesidad física y mental y espiritual, como he sugerido más arriba. Por consiguiente al menos que esté lloviendo más que una llovizna o vea que estaré tarde al Mitin o quiera hablar, no gaste el gas por reducir la marcha de su carro y parar. En cambio, sonría y agite la mano o deme la buena suerte cuando me pasa y haré lo mismo.

El carro eléctrico de Paulo lo hace sonreír. Aprecio eso. Me hace sonreír también. Pero lo que me hace sonreír aun más es el pensamiento de 50 Amigos en grupos de dos o tres caminando al Mitin mientras compartan bajamente sus pensamientos sobre vitales cuestiones de vida. ¿No sería una grande preparación para el culto y la comunión en Espíritu?